25/03/2019

5 paisajes de España donde siempre debería ser primavera

25-03-19

España cuenta con rincones y parajes maravillosos llenos de una fauna y flora salvaje. Aunque algunos son mágicos durante todo el año, otros se apagan hasta la llegada de la siguiente primavera para recobrar todo su esplendor. Te presentamos 5 lugares imperdibles donde siempre debería brillar el sol:

Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio (Lérida)

Volcanes a un lado, zonas desérticas en el otro y todo el entorno bañado por pequeños lagos e islas solitarias. Así es este paraíso repleto de una naturaleza viva y salvaje. No sólo es un punto turístico por sus paisajes, sino también por la gastronomía que podemos degustar en su entorno. En primavera se produce un efecto visual de gran belleza: el blanco de la nieve da lugar a una explosión de colores en la vegetación que empieza a florecer en sus pastos. La nieve se funde regando los lagos del parque, y los pétalos saludan a la nueva estación, que llevará a este entorno pirinaico un buen número de visitantes dispuestos a disfrutar de la sensación única de sentirse pequeños en medio de la grandeza de la montaña. Para terminar, una advertencia: precisamente por culpa del deshielo, es en primavera cuando más cuidado debemos tener con los aludes, en caso de duda los guías del parque nos podrán aportar la mejor información.

Bárdenas Reales (Navarra)

Parece mentira que un paraje semidesértico, situado al sureste de Navarra, en la depresión del Ebro, pueda convertirse en un lugar encandilador en una estación tan luminosa como la primavera. Pero su color rojizo, el terreno irregular y su ambiente inhóspito lo han convertido en un lugar de reunión para artistas y cineastas. Ahora, cada vez más visitantes sienten esa atracción y se acercan en primavera para conocer de cerca la gran variedad de flora y fauna, que viven con alegría el final de su “hibernación”. Reclamos que han propiciado que las Bárdenas Reales reciban la denominación de Reserva de la Biosfera y Parque Natural. ¿Te apetece conocer el encanto de la vegetación esteparia? Piensa que además no te puedes perder el espectáculo que empieza cuando cae el sol, porque los atardeceres en las Bárdenas conjugan el color cobre de la arena con los naranjas del cielo.

Las Médulas (León)

Antiguamente fue un lugar de explotación minera para los romanos. Las Médulas es ahora un lugar donde predomina el verde de los castaños, los robles y la flora autóctona en conjunción con el rojo anaranjado de las excavaciones y regiones montañosas. Una fusión perfecta entre la naturaleza y la mano del hombre. Es sabido que cualquier época del año es buena para descubrir Las Médulas, pero en primavera el contraste de colores y luces es mayor. Lo recomendado es empezar a recorrer estas colinas llenas de castaños por el Aula Arqueológica, situada a la entrada del pueblo de Las Médulas, donde mediante maquetas y proyecciones nos cuentan cómo se perforaron estos montes. ¡Un paisaje lunar en la tierra espera a los visitantes!

Naranjo de Bulnes (Asturias)

El Naranjo de Bulnes, también conocido en asturiano como Picu Urriellu, es uno de los Picos de Europa que llega a los 2.519 metros de altitud. Como bien saben sus lugareños, la subida de las temperaturas anima a visitar zonas del norte de España, y esta primavera en el Naranjo de Bulnes descubriremos una joya de la naturaleza. La nieve comienza a desaparecer mientras los prados se pintan de verde y asoman las primeras flores silvestres. Además, su entorno no desmerece el lugar, más bien lo contrario. Está rodeado de preciosos prados verdes que se funden con las zonas arbóreas y los pequeños poblados solitarios de la región. Muy recomendable para aficionados a la fotografía, el Naranjo de Bulnes es de lo más fotogénico en primavera.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca)

Este paisaje natural rebosante de colores juega con el contraste producido por el terreno y la vegetación de su entorno. En esta época del año el verde de los valles se mezcla con la aridez de las zonas más altas y el tono gris de los montes. Los ríos Arazas y Bellós trazan los caminos hasta los poblados del Alto Aragón, característicos por sus tejados de losa arenisca, paredes de piedra y chimeneas con espantabrujas, unas piedras que se colocaban tradicionalmente para evitar maleficios.

¿Estás planeando un viaje? Despreocúpate del equipaje. ¡Contrata el envío online desde mrw.es!

Share Button