13/12/2018

¿Cómo afecta la meteorología al E-Commerce?

trickle-2654887_1921

Aunque pueda parecer extraño, el tiempo es un factor a considerar a la hora de comercializar un producto y/o iniciar campañas de promoción en una página de comercio electrónico. La meteorología cambia la visión de las personas, y frecuentemente, muchas de ellas reciben el impulso de compra cuando se produce un fenómeno concreto. ¡Te lo contamos!

Si nos basamos en los dos estadios principales, los días de sol y los días de lluvia, las razones que incentivan el consumo online son más visibles. Durante los primeros, la gente prefiere salir a la calle, a pasear, ir a la playa e incluso disfrutar de alguna actividad. Además, también incide en su estado de ánimo, lo que hace que estén más predispuestos a comprar para cubrir sus necesidades. Por ejemplo, la ropa, los artículos deportivos o los de verano son una compra habitual cuando hace buen tiempo.

Por el lado contrario, cuando llegan días de mal tiempo con lluvias, frío, nevadas u otros fenómenos, las personas se quedan en casa. Para las generaciones más familiarizadas con las nuevas tecnologías e internet probablemente el pasatiempo número uno sea navegar por la red. Con lo cual, nos encontramos con una gran cantidad de consumidores potenciales que con una buena campaña de promoción y de posicionamiento puede llegar a aumentar nuestro número de conversiones.

Inconscientemente, los pequeños cambios en la meteorología dictan el comportamiento de los usuarios. Ésta influye en nuestras decisiones de compra, y en consecuencia, a la logística de las empresas de comercio electrónico. Y eso es algo que deben recoger las campañas de publicidad para poder atraer al mayor número de visitas a la página web. Aunque el usuario compra digitalmente sus decisiones siempre tienen como base una necesidad real.

Un estudio demuestra que en los días de lluvia la interacción entre usuarios aumenta un 42% respecto a los que hace buen tiempo. Y si además el mal tiempo llega de forma repentina, el hecho se acentúa aún más. Como las tiendas físicas, los comercios deben saber jugar sus cartas para poder vender más.

Share Button