15/04/2019

¿Practicas la Marcha Nórdica? Algunas buenas excursiones que puedes hacer esta Semana Santa

15-04-19

Seguramente quien lea este artículo se habrá cruzado en alguna que otra ocasión con grupos de excursionistas que, a parte de la indumentaria habitual, afrontan la caminata ataviados con un bastón en cada mano. Son practicantes de una de las actividades deportivas que gana más adeptos en la actualidad, la conocida como Marcha Nórdica.

Su popularidad se debe en gran parte a la facilidad de practicarla, ya que solo requiere ganas de andar por pueblos, montañas, campos y hasta por paisajes urbanos. Y armarte con los bastones, claro. De hecho, esta actividad se define como una manera divertida y al aire libre de hacer un ejercicio suave, al tiempo que supone beneficios y mejoras en el sistema cognitivo y cardiovascular.

El origen de la Marcha Nórdica se remonta a 1930, cuando los esquiadores de fondo finlandeses la crearon para no perder la forma en verano. Esta práctica deportiva va acompañada de una técnica en el desplazamiento que combina el movimiento de las piernas con el de los palos. Precisamente, sus practicantes señalan que se realizan unos movimientos parecidos a los del esquí nórdico, de manera que se trabajan coordinadamente el tronco superior y el inferior.

¿Se os ocurre algún deporte mejor para ejercitar el cuerpo esta Semana Santa? ¡Además es apto para todos los públicos! Te recomendamos tres excursiones que pueden ser una buena excusa para disfrutar de la naturaleza mientras debutas en uno de los deportes del momento:

Por la ciudad

El relieve de algunos núcleos urbanos es muy heterogéneo y es un sitio ideal para la Marcha Nórdica. Subir cuestas, realizar largos paseos, contemplar los parques, etc. Hay una gran variedad de sitios magníficos para practicar este deporte.

Una de las rutas que puedes probar en Madrid es la que recorre durante 18,25 km todo el perímetro de la Casa de Campo por su zona más exterior, que discurre mayoritariamente por terreno duro. Esta ruta es de dificultad moderada, así que supone un buen punto de partida para empezar a marchar.

En Barcelona, por ejemplo, uno de los itinerarios de Marcha Nórdica más concurridos es el que une el parque urbano de los Tres Turons con el Park Güell de Gaudí. Menos de 8 km de senderismo urbano asequible para debutantes. En la capital catalana la Marcha Nórdica está cada día más consolidada.

 Por las montañas

Las montañas del Pirineo, por ejemplo, están llenas de preciosos lugares con todo tipo de terrenos. Geniales para practicar la Marcha Nórdica y contemplar la naturaleza. En la estación de esquí de La Molina, en la comarca catalana de La Cerdaña, organizan circuitos de Nordik Walking, como se conoce la actividad en inglés, que permiten trabajar sobre el 90% de la musculatura corporal de manera relajada, sin sobrecargar las articulaciones.

Por los bosques

Los bosques son sitios perfectos para pasear a nuestro ritmo y gozar de su silencio característico Zonas boscosas hay por todos sitios, con su propio encanto y son aptas para todos los niveles.

Este ecosistema está ganando adeptos en toda la geografía española. Un dato que refleja el auge de este deporte en los bosques, es que el verano pasado el bosque de Miramón, cerca de San Sebastián, acogió el primer Campeonato de Gipuzkoa de Marcha Nórdica.

Aunque aquí te dejamos algunas ideas de dónde practicar la Marcha Nórdica, recuerda que una de las ventajas de este deporte es que tú mismo puedes diseñar tus propias rutas.

Ni maletas, ni zapatillas deportivas, ni bastones… Esta Semana Santa no te tendrás que preocupar de nada porque con MRW puedes viajar sin equipaje desde 14 €… ¡Infórmate en nuestra web!

Share Button