25/06/2012

¿Te atreves a bucear? Entrevistamos a Sonia Palazón, Community Manager de Ediciones del Serbal

Sabemos que el buceo es un deporte que requiere mucho tiempo de aprendizaje, y que hay que tomarlo con precaución ya que no es nuestro  medio natural, el premio es que tras mucha práctica se podrá disfrutar con soltura de la belleza submarina.

Sonia Palazón @SPalazn , nos hace una inmersion en este apasionante deporte.

¿Qué motivos te llevaron a introducirte en el mundo del submarisimo?

Mi pareja me preparó una actividad sorpresa  que resultó ser un bautismo de submarinismo. Hasta ese momento era algo que aunque me resultaba curioso, nunca se me había ocurrido probarlo.

¿Cómo fue la experiencia?

Increíble, es algo que no se puede explicar con palabras. O te gusta o no te gusta. No hay un término medio. En mi caso, fue lo primero. Poder estar en un medio totalmente nuevo y la autonomía que tienes para respirar bajo el agua con la botella de aire comprimido es una sensación realmente alucinante. Es como estar en otro mundo. Además, todo fue facilísimo porque tuve la suerte de conocer un fantástico centro de buceo en Tossa de Mar, L’Àmfora,  que tienen un gran equipo humano que sienten y transmiten una gran pasión por este deporte.

¿Y qué vino a continuación?

Mi inmediato deseo de seguir buceando. Tuve que realizar un curso para obtener la titulación necesaria para ello y progresivamente fui adquiriendo todo el material necesario para componer mi propio equipo de buceo. Digo progresivamente porque consta de muchos componentes y es bastante voluminoso…

Para trasladar tu equipo desde tu domicilio hasta los puntos de inmersión, ¿cómo lo haces?

Pues en coche, lo cual sobretodo en verano, es bastante engorroso por los problemas de masificación en las zonas costeras. Mucha gente opta por disfrutar de las playas en sus días de descanso, lo que provoca muchos problemas de estacionamiento, y claro, hasta el momento, el coche era la única opción para transportarlo todo. Ahora gracias a vosotros, he conocido yatelollevo.com, que es un gran aliado para facilitarme los desplazamientos sin coche en estas fechas, ya que sin el ‘inconveniente’ del gran equipaje, puedo hacerlo en otro medio de transporte (moto, tren, etc) y además, después de la inmersión puedo seguir disfrutando del fin de semana sin tener que pensar en el lastre del equipaje de vuelta a casa.

Para los que no lo hemos probado nunca, ¿qué sensaciones experimentas o qué vives allí abajo que te enganche de tal manera?

Una desconexión total del mundo real, aunque estés pasando un mal momento o viviendo una experiencia poco agradable, los casi sesenta minutos que puedes llegar a estar bajo el agua te evaden por completo de todo: te transmiten serenidad, paz interior… Eres espectador de un mundo diferente. Todo sucede a otro ritmo, nada que ver con nuestro estrés de cada día. Es una especie de conexión espiritual contigo mismo, sientes y vives todo de manera distinta. Pero insisto, hay que probarlo. Hay quien tras la primera toma de contacto decide no repetirlo. Debe ser porque no tuvieron unos instructores como los míos… (sonríe). Esto es broma! Es muy respetable la opinión de todo el mundo. Cada cual vive las experiencias a su modo.

¿Qué consejos nos darías a todos los que nos gustaría animarnos a practicar este deporte?

Sobre todo, recomiendo animaros a probarlo. Y si os decidís a continuar, una buena formación y prudencia, mucha prudencia y ser respetuoso con el medio marino, que es muy frágil.

Share Button