05/12/2019

10 consejos para disfrutar de tu primera vez en la nieve

10 consejos para aprender a esquiar

Se acerca el invierno y como cada año nuestras montañas empiezan a teñirse de blanco. Aprender a esquiar, o a hacer snowboard, conlleva una recompensa con mayúsculas para el nuevo practicante: Desplazarse por paisajes invernales de infinita belleza como nunca lo había hecho antes,  deslizándose por las blancas bajadas de las muchas estaciones de esquí que disfrutamos en España. Naturaleza y deporte se dan la mano en una actividad que necesita una práctica progresiva para poder adquirir una buena técnica.  Los conocimientos para este deporte se pueden adquirir más o menos rápido en función de la destreza de cada persona, pero se debe ser constante. Es decir, suele ser habitual que cada nueva experiencia se traduzca en mejoras en el estilo.

Sin embargo, un principiante en la nieve debe tener en cuenta una serie de aspectos para disfrutar de la experiencia sin contratiempos ni lesiones. A continuación, os dejamos 10 consejos para disfrutar de una primera vez en las montañas con los esquís o la tabla de snow calzada en los pies.

1. Clases dirigidas: El material de nieve suele ser aparatoso y la primera vez que nos lo ponemos en los pies puede causar une leve sensación de incomodidad. Lo que provoca que en las primeras tomas de contacto con el medio nos sintamos patosos y poco hábiles. Recomendamos empezar con monitores expertos que nos ayuden a adquirir las primeras técnicas de esquí/snowboard y así ganar la confianza necesaria.

2. Equipamiento, ¡Hay que abrigarse!: Subir a las montañas siempre será mejor experiencia si contamos con material de calidad. Por motivos evidentes. El esquí/snowboard son deportes que se suelen practicar en medio de condiciones duras de frío y altimetría por lo que es vital contar con una indumentaria especializada, ropa técnica y material en buen estado. Si no disponemos de él, lo podemos alquilar en las tiendas que encontraremos a pie de pistas.

3. Gafas de sol y crema solar, ¡Imprescindibles!: Son un complemento indispensable en tu equipo. El sol es fuente de luz y de energía, pero también emite radiación ultravioleta, causante de varios tipos problemas oculares. La misma fuerza del sol, además, puede provocar quemaduras en la piel si no nos untamos con crema solar y protector labial.

4. Control de las fijaciones: Este consejo lo tienen muy presente los vendedores de material y tiendas de alquiler. Justo en el instante de atarnos las botas debemos vigilar que no nos aprieten demasiado (serán muchas horas con ellas y no se trata de estar incómodos), del mismo modo que es importante que las fijaciones de los esquís “salten” en cuanto se produzca una caída. De lo contrario se pueden producir torceduras.

5. Información: Antes de subiros al telesilla os podéis informar del estado de las pistas. En estos informes diarios se detallan aspectos tan relevantes en la práctica del esquí como la temperatura en las diferentes cotas de la estación, el grueso y el tipo de nieve. Para los aprendices, el mejor tipo de nieve es la nieve polvo, que como está recién caída no está apelmazada, lo que permite un buen control de los esquís, seas “novato” o experto. También amortigua las caídas.

6. Atención en las pistas congestionadas: Las estaciones de esquí identifican sus pistas por niveles de dificultad, de menos a más: verde, azul, roja y negra. Las pistas fáciles pueden estar muy concurridas, con aprendices o niños dando sus primeros pasos en la nieve, por lo que debemos extremar la precaución. Afortunadamente suelen ser anchas y con poca pendiente, lo que permite esquivar algunos movimientos erráticos.

7. Nada de fuera pista: Cuando nos dispongamos a probar nuestras habilidades y ganemos confianza, no olvidemos que las pistas son toboganes en las que el tiempo de reacción se reduce. Las pistas están delimitadas para no salirse de ellas. Fuera de su cauce, encontramos la naturaleza en estado agreste, un terreno ni alisado ni limpio donde las estaciones de esquí no se hacen responsables de las consecuencias que puedan suceder. Por lo tanto, por razones de seguridad, limítate a esquiar dentro de las zonas delimitadas por las pistas oficiales.

8. La comida, factor importante: El desayuno es clave para afrontar un día de esquí con todas las garantías. Esquiar es un deporte en el que se consumen muchas calorías, hasta 400 por cada hora de ejercicio, por lo que el desayuno óptimo necesita contener grasas saludables, proteínas e hidratos. Dicho de otro modo, si sois de los que solamente desayunáis un café prepararos para quedaros sin energía. Y tampoco hay que olvidar la hidratación.

9. Descansos para reponer fuerzas: Si los primeros días nos agotamos, nos costará avanzar en el aprendizaje. Mejor cansarse e ir haciendo descansos para reponer fuerzas – comer y beber agua – para aprovechar toda la jornada (en las pistas solo se esquía en las horas de sol, así que a las 16.30h se empiezan a cerrar los telesillas y arrastres).

10. Vigilar con los saltos: Aprender a esquiar es más fácil de lo que crees, y siempre ayudará que afrontemos esta misión sin miedo, pero con respeto. Las pistas no son carreteras asfaltadas. En muchos tramos tienen montículos de nieve que se van acumulando por el paso de los esquiadores y nos pueden desequilibrar si no vamos con cuidado. Pisemos fuerte cuando nos crucemos con uno de ellos, sin pretender hacer una gran pirueta. Ya habrá momento para el freestyle cuando nuestro nivel sea avanzado.

Con todos estos consejos ya no tenéis excusa para debutar en el esquí o en el snowboard. Ya está aquí otra temporada de nieve  y las pistas te esperan. En MRW te llevamos todo el material para que tú puedas viajar sin preocuparte de los esquís, la tabla, las botas o el casco. Puedes contratar el envío en nuestra web. ¡A disfrutar del paraíso blanco!

Share Button